La historia del ex cadete de Temuco, hoy músico, que le dedica canciones al «pije»

por | 31 marzo, 2022 | Deportes Temuco, Noticias destacadas

El ex cadete de Deportes Temuco que le dedica canciones al "pije"

«Temuco está de vuelta» y «Ángel de Copihues y Montañas«, canciones que nacieron en la mente del cantautor Juanjo Montecinos, músico que se propuso, entre otras ideas, rescatar la historia, identidad y tradición de Deportes Temuco a través de una de las manifestaciones artísticas más elevadas que ha producido el ser humano.

Comenzó su proyecto por allá por el año 2002, como solista. Antes, se había enfocado en diversas producciones musicales apuntando a otros estilos, sin embargo decidió dar el salto y lanzar su propia carrera: de paso, estimular el respeto por los colores de uno de los clubes más tradicionales del fútbol chileno, su añorado y querido «pije».

«La idea nace principalmente porque yo antes de mi proyecto solista, antes de ponerme Juanjo Montencinos y cantar, tuve otros proyectos musicales de rock, más vinculados al punk rock, al grunge, como esa onda a finales de la década del 90, entre el 97 y el 99 hasta el 2000, pero de un día para otro decidí agarrar mi guitarra e ir a tocar en diversos lugares acá en Temuco, que es una ciudad universitaria», cuenta en diálogo con Primera B Chile.

«Me presentaba en actividades que organizaban las mismas universidades, los estudiantes, como peñas, tocatas, marchas y cosas así y ahí empecé con mi pura guitarra a mostrar mis propias canciones», detalla.

Y la música le sirvió como trampolín para exponer también los sentimientos por el albiverde, una camiseta que vistió como adolescente, siendo cadete del cuadro de la Araucanía. «Tuve la posibilidad de defender los colores por algunos años, jugar y recorrer parte de Chile con la camiseta de Deportes Temuco. Justo coincidió con que el año 2001 yo era juvenil y me tocaba harto enfrentar de pronto al primer equipo porque a veces le tocaba a los juveniles hacer fútbol con ellos, los jueves«, rememora.

Y no fue menor, porque aquel primer equipo dejó huella en la ciudad. «Ese equipo de Temuco ascendió, fue un equipo que marcó también acá, el equipo de Roque Mercury, con muy buenos jugadores y tener la posibilidad de haber entrenado y de conocerlos a ellos y también al profe Roque, a quien conozco de manera personal, siempre fue un agrado, una linda experiencia».

Juanjo Montecinos ex cadete Temuco

La pasión por el elenco del Ñielol se traspasó de generación en generación. Montecinos proviene de una familia en la que el único color que importa es el albiverde. «Pertenezco a una familia por parte de mamá, que son muy hinchas de Deportes Temuco, por lo tanto voy al estadio y sigo a Temuco desde muy chico, ni siquiera me acuerdo porque me dicen que me llevaban en brazos al estadio. Yo nací en el año 82, por lo tanto entre el 85, 86, 87 y por ahí me llevaban al estadio y yo ya me acuerdo más desde finales de los 80, por sobre todo el equipo del año 91, el que más recuerdo tengo, yo tenía 9 años iba bien seguido a ver los partidos. Un equipo donde estaba Marcelo Bachino (mediocampista argentino que incluso jugó en Boca Juniors, campeón del mundo juvenil en 1979) que es uno de los grandes jugadores, con quien incluso tengo contacto de vez en cuando porque por ahí lo menciono en una canción, él está muy agradecido de haberlo mencionado y ese equipo lo recuerdo perfectamente por el ascenso que se logró ese año».

Eran otros tiempos, los clubes pertenecían a los socios; hoy las SADP controlan todo, el fútbol de mercado se ha ido comiendo al romanticismo de una época que parece, cada vez, más lejana. Pero Montecinos asegura que el principal patrimonio temuquense sigue vivo.

«Creo que un equipo como Deportes Temuco que ha pasado por tantas cosas, buenas y malas, por tantos o por varios dueños, como club deportivo y otras veces como SA, el público es su patrimonio a la larga, la gente, la hinchada o la base de 4 mil a 5 mil personas que van a ir siempre no importando como esté el club, por lo tanto esté o no vinculado a una SA, el gran patrimonio repito de Deportes Temuco, es su gente, no un dueño o un directorio, sino que su propia gente y por ende ese cariño se ve reflejado siempre y los jugadores ya entran a la cancha con otra intensidad. Aquí se valora el buen fútbol, se quiere siempre que la pelota este a ras de piso pero siempre se pide algo de vuelta porque la hinchada siempre está presente, y eso para mí es mucho más importante que cualquier empresa o dueño que tenga el club».

Y con esa perspectiva, espera un avance cualitativo en la institución. «Me parece que Deportes Temuco tiene que dar un salto importante, no solamente avanzando de categoría, si no que tratar de que se genere una mayor inversión en lo que respecta a sus divisiones inferiores. En el último tiempo han aparecido algunos jugadores importantes, antes los propios jugadores de Deportes Temuco que salían se iban a préstamo, en el último tiempo han tomado como un bastión importante pero creo que aún falta un poco más de preocupación por el fútbol que se está haciendo en divisiones inferiores, para que ese sea el gran patrimonio para tener un par de años, jugadores que rindan y que en el futuro sean una buena posibilidad de venta para que al club le entre dinero y por ende, formar planteles que permitan que Deportes Temuco pelee, ojalá en algún momento en primera división nuevamente y  quien sabe en una copa internacional». 

Eso sí, tiene claro que hay desafíos y escollos que conspiran contra ese anhelo. «Lamentablemente los equipos que no tienen un presupuesto grande y van a pelear una copa internacional, como le pasó a Temuco, como le pasó a Coquimbo, como ocurre con otros equipos a nivel internacional, se desmantelan o se enfocan en una sola competencia y después se ve mermado el tema de sacar puntos en el campeonato nacional. Deportes Temuco puede volver a esa instancia, a volver a pelear por entrar a una copa, obviamente es subir antes a primera. Espero también que el fútbol femenino siga creciendo. Ahora hay  buenas noticias por ahí, legislativas, donde por fin les van a hacer contrato a las mujeres que juegan fútbol y eso me parece que también es importante para una institución, que no solamente piense en números relacionados con el fútbol masculino, sino que también con lo que se está haciendo en el fútbol femenino».

En relación a su trabajo, cuenta que «Temuco está de vuelta» se enfoca en el ascenso 2016, mientras que «Ángel de Copihues y Montañas» apunta a «un proceso super negativo que tuvo Temuco en términos dirigenciales pero también deportivos, a punto incluso de desaparecer en algún momento y ahí salió está canción que se convirtió en una canción regalona de los hinchas, porque habla de ese amor incondicional que el hincha le tiene a Deportes Temuco, por eso es «Ángel de Copihues», una metáfora de ese santito que tienen muchos arriba de la cama, para que los cuide. Temuco para muchos es eso también, un ángel protector, un ser espiritual que domingo a domingo o sábado a sábado la gente asiste a ese ritual donde va a venerar a ese equipo que tanto ama».

Juanjo Montecinos en presentación en vivo

Por último invita a quien quiera conocer más de su obra a visitarlo en redes sociales, ya sea Instagram o Facebook. «Me buscan como Juanjo Montecinos y mis canciones están en spotify, youtube, apple music, en todas las plataformas digitales encuentran mi trabajo».

Juanjo Montecinos; un ex cadete de Temuco que le dedica canciones al «pije»

Fotografía principal Coke Villagrán

LEE TAMBIÉN:

Arán golpea la mesa: «Después de una actuación tan baja como la de Puerto Montt, cualquiera puede salir»

También podría interesarte: Nefasto cambio en la programación de la séptima fecha
Deportes Temuco busca un último fichaje para suplir sensible baja

Noticias relacionadas