«Los Jotes», la banda que tributa a Rangers: «No más chamullo, la R debiese estar siempre en primera»

por | 16 junio, 2022 | Noticias destacadas, Rangers

Los Jotes, la banda que tributa a Rangers

Identidad, pertenencia, tradición: algunos de los valores que Rangers, en sus casi 120 años de vida ha logrado cultivar y que pese al desapego generado por la SADP que administra al club, sobrevive y se estimula gracias a la pasión de los hinchas.

El rojinegro, cuarto equipo profesional más antiguo del país, sin duda, ostenta como mayor orgullo, el cariño que una ciudad le ha demostrado, pese a los vaivenes de su historia deportiva, una historia que hoy escribe un capítulo triste, estancado en la Primera B desde mediados del 2014, por lejos, la etapa más larga del club en el fútbol de ascenso.

Las malas campañas no merman la pasión del hincha. Es más, sacan a relucir el verdadero sentimiento que genera Rangers, un cariño que también llegó a la música. Distintas bandas talquinas tributan a Rangers y de paso, a través de sus canciones, exigen corregir los errores que se están cometiendo. Es el caso de «Los Jotes», una agrupación de rockeros talquinos que hace rato levantaron la voz, primero para homenajear a Rangers; ahora para exigir una administración a la altura de la historia del rojinegro.

En ese contexto, y siguiendo nuestro recorrido por las bandas que mezclan su pasión musical con el cariño por los clubes nacionales, conversamos con Iván Pavez, guitarrista y la voz de la banda.

Desde el origen, «Los Jotes», ligados a Rangers

La Universidad Católica del Maule, una de las casas de estudios superiores más importantes de Talca y de la región, fue la cuna del grupo musical «Los Jotes». Comenzaba un nuevo mileno y con ello, se renovaba la escena musical talquina y de paso, el respaldo a los colores tradicionales del equipo más antiguo del sur de Chile.

«La banda nace a fines del año 2001, en la Universidad Católica del Maule donde yo estudiaba ingeniería Forestal con “Cacho”, Manuel Santibáñez, que éramos amigos de infancia y compañeros de carrera, cuenta Pavez. «Decidimos ponernos tocar en serio porque antes lo habíamos hecho también con otros amigos, con Marcelo también de la Católica y también hincha de Rangers«, detalla.

Al principio, partió más bien como un pasatiempo, recuerda: «Habíamos estado un tiempo tocando covers de las bandas que nos gustaban, después lo dejamos de lado y volvimos a hacerlo en serio a fines del 2001, «Cacho, Jano y yo. Empezamos principalmente tocando temas de «Los Ramones», de los «Ataque» y de ahí fuimos haciendo nuestros temas. Ya son 20 años y un poco más, en diciembre del año pasado celebramos los 20 años en Talca, así que ya pasamos esa cifra».

El proyecto, como cualquier iniciativa seria, ha ido madurando con los años. «La idea nació, se arrastró por mucho tiempo, nació en la adolescencia, después la retomamos en la Universidad; después la tomamos un poco más en serio a fines de 2001, y de ahí las cosas se fueron dando de manera muy entretenida y también fuimos avanzando y abarcando diferentes lugares donde nos fuimos presentando en un comienzo y ya tuvo un sabor más entretenido el asunto».

El cariño por el club, viene, como era de esperarse, heredado por sus antepasados. «A Rangers lo sigo de toda la vida, prácticamente desde que tengo conciencia. Mi padre Juan Pavez Trossini, nació en Concepción y a él lo llevaba un tío, a quien él quería mucho, lo llevaba a Collao, vivía muy cerca de Collao, y lo llevaba a ver al Vial. Después mi padre se vino con mis abuelitos a Talca e hizo su vida en Talca y quedó con ese recuerdo de niñez de ir al fútbol y se encariñó mucho con Rangers, él también perteneció a la rama de ajedrez del club y estuvo relacionado desde otras áreas».

Y fue él, el elegido por su papá, para mantener esa sana costumbre de ir al estadio. «Soy el menor de tres hermanos, y con el que repitió su experiencia de ir al estadio como él lo hacía con su tío en Collao, fue conmigo. Entonces me empezó a llevar a mí desde que yo tengo recuerdos. Tuve la suerte de ver al Rangers 83, son mis primeros recuerdos bien borrosos, pero recuerdo haber estado en el estadio viendo a ese gran equipo. Yo ya tenía 5 años, son los primeros recuerdos de ir al estadio con mi papi, con la banderita en la mano y de ahí toda la vida, fui adquiriendo más conciencia, para mí en la niñez era eso bonito de ir al estadio con mi papá, ver la gente, ver el fútbol, ver el club con esa inocencia de los niños», comenta.

Eran otros tiempos, ir a ver al rojinegro era una verdadera fiesta. «En ese tiempos Rangers era bonito, están los recuerdos de cómo las micros estaban rayadas con la hora del partido, cuáles iban al estadio, las banderas, las viseras de cartoncito, todo eso que vivimos los que tuvimos la suerte de estar en esa época y en épocas anteriores».

Un amor que no desaparece

Ya más grande, el estadio se convirtió en parte de su cultura personal. «De ahí en adelante fui teniendo más años, creciendo y empecé a ir al estadio con mis amigos, en la adolescencia, yendo solo o con amigos. Estuve en el Integrado Central en la enseñanza media, y ahí con un grupo junto con chicos del Abate Molina y del Salesiano, fundamos la que yo recuerdo como primera barra juvenil. Teníamos nombres como Selim Chat, que por ahí estuvo apoyando, después nos cambiamos el nombre a los estudiantes, nombre que me da risa porque es poco original. Estoy hablando del año 93-94 y ligado en todas las etapas de la vida. Después un poco más grande siempre yendo al estadio y a otros lugares y ya con la suerte de ser papá, con mi hijos repitiendo lo que hizo mi papá conmigo. Y eso es lo bonito de seguir un club toda la vida y repetir y traspasar esto de generación en generación. De Rangers desde que tengo conciencia».

La triste historia de la SADP

Consultado por lo que le parece el actual modelo de sociedades anónimas que se impuso en el fútbol y en particular, la administración de Rangers, el músico tiene una visión crítica, aunque en un comienzo, quiso creer que representaría un salto de calidad para el club de sus amores.

«Claramente el fútbol, como todo en la vida actual es un negocio, y el fútbol es un negocio muy rentable y muy manoseado. Las sociedades anónimas, en verdad nosotros creíamos que iba a traer algún tipo de orden, que harta falta también hacía pero se ha convertido todo en un negociado y la identidad poco y nada les importa. Somos los hinchas y al final los recuerdos pasan a ser el patrimonio intangible, que no se vende. Entonces, en realidad, cualquier manifestación, cualquier acción que se haga por los colores que uno sigue, pasan a ser parte de ese patrimonio que no tiene precio. Humildemente también, lo que nosotros hicimos, también por un tema de abanderarnos siempre con nuestra ciudad y sacar por ahí un tema que gustó bastante y que salió de manera bien honesta, tratando de recoger estas mismas experiencias, es un aporte a esto que es la identidad. Es bonito, uno toma frases, que sé yo del himno o de otros hinchas, es bonito haber encontrado frases de este mismo tema “rojinegro sale ya” por ahí en algunos murales, es bonito como uno toma algo de Rangers y lo siente de uno y lo va acomodando a lo que uno quiere y todo eso».

En la misma línea, añade que «en ese sentido si siento y estoy muy contento y orgulloso de haber aportado de alguna manera a esta identidad, reforzando lo que es el sentimiento por nuestro equipo. Con orgullo también en las diferentes presentaciones, porque llegó un momento en el que empezamos a tocar en muchos lugares, principalmente fuera de Talca. Por cada seis o siete presentaciones o más, diez, venía una en Talca, entonces afuera éramos siempre relacionados con el club Rangers, con nuestro club y eso era muy bonito, nos conocían mucho por eso y todavía sigue esa relación con gente que por ahí no es muy futbolera, pero por ahí mencionan a Rangers y te etiquetan y te comparten una noticia o se acuerdan de uno porque escucharon algo del Rangers y eso es porque nos conocieron en otras líneas como era el rock, pero con esta identidad».

En el escenario, el Rangers, presente

La puesta en escena del grupo también lleva los colores rojinegros. Así lo detalla Pavez. «Siempre en el escenario aprovechaba de poner la bandera, yo particularmente siempre ponía una bandera en mi equipo de guitarra, bien colgada o muchas veces también la camiseta. En otros lugares como en el extranjero, contando de que se trabata quien es Rangers, y cuando uno se encuentra con otras culturas futbolizadas es fácil, hablamos el mismo idioma con respeto hacia el club de quien es cada uno. Es entretenido ese intercambio cultural futbolero que nosotros los hinchas, en general, en todo el mundo disfrutamos».

"Los Jotes"

«Basta de chamullo, el Rangers es de primera»

La música y la pasión por Rangers son algunos de los aspectos que acaparan la atención de «Los Jotes». La filosofía también tiene su espacio para Pavez y compañía y en ese contexto, analiza el presente del club. «Todo es más frio, todo negocio, este tipo de iniciativas refuerzan el vínculo de uno mismo y de la gente que también siente los colores como uno», apunta.

Y como forma de vida, manifiesta la relación filosófica que percibe, se da a la hora de vivir la pasión por un club. «El presente es lo único que tenemos en general en la vida; esa es una filosofía del budismo y lo que único que tenemos en Rangers es el presente. No va muy bien, no va como quisiéramos, siempre uno se ilusiona y en este año aunque uno no quiera seguimos ilusionándonos. El líder se escapó bastante y uno siendo de Rangers siempre va a estar ilusionado pero también disconforme con el presente y hay que ser honestos porque Rangers es un club que debiera estar siempre en primera división, siempre, no esporádicamente, siempre en primera división».

Justifica su visión en la tremenda historia del club. «No nos podemos olvidar que somos de los clubes más antiguos de Chile, y también de los clubes con las hinchadas más fieles, con el sentido de pertenencia de lo que es la ciudad. Valparaíso, Talca y quizás algún otro por ahí con su equipo. Wanderers y Rangers somos los únicos que nos podemos jactar de eso, en tiempos donde generaciones nuevas se van enganchando con los clubes, entre comillas, grandes de Santiago, así que eso dice mucho. Pero nosotros no estamos a la altura de lo que es Rangers en historia, institución. Yo esperaba mucho más de esta administración, realmente esperaba mucho más de Felipe Muñoz, sabiendo que es un tipo que está relacionado con los negocios del fútbol pero yo le creí y de verdad le creí su discurso de su respeto y su cariño hacia Rangers, entonces al final pensando, ya pucha ok, ven a ganar dinero pero respetando lo que es Rangers y llevándonos al sitio donde tenemos que estar. Y seguramente va a ser mucho más rentable, el tema es que quizás es un poco más lento el retorno y es ahí donde yo estoy disconforme pensando en que creo que se ha notado mucho que el interés va solo en lo económico y en las operaciones que uno no conoce al detalle pero a que todas luces se dan entre otros clubes, clubes de un mismo holding por llamarlo así, clubes muy amigos, vinculados».

Y en ese sentido, es enfático. «No me gusta que seamos parte de eso, no me gusta que nos haga ruido eso. Cómo se acabaría, teniendo el éxito que necesitamos tener imperiosamente en lo deportivo, necesitamos a un club que sea protagonista en este caso de la división en la que estamos, que aspire ascender ya, ascender ya porque se nos han pasado varios años, y en la temporada siguiente estar peleando el campeonato en primera, si eso es lo que nosotros necesitamos, estar peleando, estar allá arriba, estar en copas internacionales, Rangers es para eso. Hay una ciudad detrás que se entusiasma rápido y hay una cantidad de hinchas fieles que siempre estamos todos los fines de semana en las diferentes canchas, entonces es un club que debe estar en otro sitial y la actual administración debe tomar conciencia sí o sí.

Pavez, quiere aferrarse a algo para seguir creyendo: la pasión y fidelidad al club no se tranza. «Veo con atención que se intentan hacer cosas como ordenar y fomentar  las divisiones inferiores, espero que sea así, por lo menos se está viendo algo más ordenando, los resultados quizás no acompañan mucho pero se está viendo un poco de orden, se está viendo a este Sr Muñoz en Talca y sigo quizás pecando de inocente y creyendo que las cosas pudieran mejorar, pero debe ser ya, ahora, no más experimentos, no más chamullo, nosotros necesitamos que Rangers sea un club a la altura de lo que es, un grande»

.

Dónde encontrarlos

Por último, nos cuenta como acceder al material de la banda. «Afortunadamente en la época actual es fácil dar con lo que está haciendo cada artista, cada banda, porque están las redes sociales, entonces va a ser fácil para quien tengo interés encontrar algo por ahí de los Jotes, ya sea en Youtube, Spotify, Facebook, Instagram, es fácil buscar como “los Jotes”, Los Jote Rock, Los Jotes Talca o los Jotes Rangers. Seguramente se van a encontrar con los sitios oficiales y con algunos videos donde también está este tema “rojinegro sale ya” tocado en diferentes lugares y otros. Así que el que tenga interés, es fácil encontrar material de la banda».

LEE TAMBIÉN:

Manojitos Rock, la canción que tributa al super líder de la Primera B

También podría interesarte: El hijo de un crack de Wanderers que anima al decano a punta de cumbia
La historia del ex cadete de Temuco, hoy músico, que le dedica canciones al «pije»

Noticias relacionadas