PRIMERA B CHILE

EL PORTAL DEL FÚTBOL DE ASCENSO DE CHILE

Historiador que logró el reconocimiento de los dos títulos de Wanderers: «Son de oro, así de simple»

En diálogo con Primera B Chile, Dino Villella, autor del libro que sustentó el reclamo de Santiago Wanderers, entrega las razones por las que en su mirada, los títulos del decano tienen la misma validez de los de la Asociación Central.
El historiador Dino Villella defendió la validez de los títulos de 1941 y 1942 conseguidos por Santiago Wanderers.

La semana pasada, Valparaíso estuvo de fiesta: Santiago Wanderers anunció el reconocimiento, por parte de la Federación de Fútbol de Chile, de dos títulos conseguidos en 1941 y 1942, cuando competía en la Asociación Porteña.

La polémica sobre el valor de los títulos no tardó en estallar. A través de un comunicado, la Federación de Fútbol de Chile indicaba que «cabe señalar que dichos títulos regionales son independientes y paralelos a los títulos Nacionales obtenidos por los clubes participantes en esos años en la Asociación Central de Fútbol Profesional, años donde fueron campeones Colo Colo en 1941 y Santiago Morning en 1942».

Para echarle más pelos a la sopa, el vicepresidente de la Federación de Fútbol de Chile, Jorge Yunge indicó en diálogo con La Tercera, «Wanderers tiene tres estrellas de oro y dos más, que si quiere ponerle de cobre, póngalo así. Son tres nacionales. No se les ha quitado los títulos a Santiago Morning ni a Colo Colo», afirmó Yunge.

Los dichos del directivo encontraron inmediata réplica. El historiador Dino Villella, autor del libro «Las Estrellas ocultas de Wanderers 1941-1942», en diálogo con Primera B Chile, le quitó valor a las palabras de Yunge.

«Ayer (jueves) estuvo totalmente de acuerdo él en esa reunión, que era al revés, mostrándole la portada de mi libro y le dije que las tres eran de plata y las dos eran de oro, por todo lo que significó el trabajo para que se reconocieran», comentó de entrada Villela. «Ahora, si quieren ponerle un tipo de metal, desconozco cual es la idea, pero él estuvo en la reunión y concordó en lo que yo expuse y que sean de oro, de metal, de lata, de cobre, es el valor que quieren darle desde el prisma de la capital», añadió.

Luego destacó el valor que tienen para el pueblo caturro. «Si en 80 años no hubo ningún interés de ellos de poder tenerlas reconocidas, si quieren hacerlas de lata, de oro, de cobre o de plata, da lo mismo. Es el punto de vista de una persona pero para los wanderinos son de oro porque se ganaron en cancha, se ganaron en una institución legítimamente y oficialmente reconocida, eso lo dice el oficio de acuerdo del consejo de la Federación, donde él forma parte. Ahí no dice si son de lata o son de cobre en el oficio que ellos firman, reconociendo legítimamente a la Liga Porteña y por ende, reconociendo los títulos del 41 y 42 que son a propósito de haber sido conseguidos en el ámbito de esa asociación profesional».

Recordó de paso, que las copas las ganó el decano en una asociación reconocida como profesional. «Los títulos profesionales de Wanderers son precisamente de carácter profesional A, es decir si son comparables con ahora, sería de Primera A, esos son los títulos que acaba de reconocer la Federación de Fútbol de Chile. Por lo tanto, no hay absolutamente ninguna duda, que son tan o iguales que los que tienen los herederos de la central, donde también obtuvieron campeonatos paralelos».

«Centralismo compulsivo»

Villella acusa también que los dichos de Yunge tienen que ver con una mirada centralista. «El carácter regional que sostienen algunos o que quieran instalar en la opinión pública, es porque seguramente hay intereses creados en quienes emiten esas declaraciones. Cuando uno presencia el discurso de muchos de ellos, que son santiaguinos, capitalinos, no toda la gente, pero especialmente el dirigente del club, de las organizaciones de poder, como es la ANFP por ejemplo, sin considerar su presidente (Pablo Milad) que es una excelente persona, un tipo muy pragmático, que además mira las cosas desde una perspectiva distinta al santiaguino porque proviene de Curicó, es de región, a diferencia de algunos que tienen ese centralismo compulsivo», afirmó.

«Es una cosa visceral, no pueden asumir o entender que Santiago Wanderers en la era profesional es legítimo poseedor de dos títulos, que según nosotros, para nosotros los wanderinos, para todo Valparaíso, que no es poco, son de oro, así de simple«.

Entre sus argumentos, Villella se remonta al reconocimiento que desde sus orígenes tuvo la Asociación Porteña. «En el caso del vicepresidente de la ANFP, el señor Yunge, en esta reunión que sostuvimos para conseguir el reconocimiento oficial, porque sepa la opinión pública que el reconocimiento a la liga profesional porteña, fue en 1940, fue emitido por la propia Federación, escrito con la misma mano que hoy sostiene que en efecto, es y fue una liga profesional de hecho y de derecho, reconocida oficialmente el 3 de julio de 1940 por el oficio 2141, emitido por la propia Federación de Fútbol de Chile».

«El señor Yunge estuvo muy de acuerdo en esta presentación que yo hice, junto a toda la directiva de la Federación de Fútbol de Chile, cuando en mi exposición sostuve que estas eran estrellas de oro para nosotros, como lo dice mi portada del libro, que estuvo a todo color y en un telón tremendamente grande frente a ellos, frente al señor Yunge. Les expuse que esas dos estrellas que aparecen en la portada, que son de oro y las otras tienen un color plata, las del 58′, 68′ y 2001′, para nosotros son las cinco de oro, obviamente. En ningún caso el señor Yunge propuso considerarlas de otro metal que no fuera de oro, probablemente en algún momento esta fiebre del oro le afectó su cabecita y comparó el oro con el cobre o con el bronce, en todo caso muy simpático el señor Yunge, me cayó muy bien, me traje una muy buena impresión de él, aún cuando su carácter centralista es insostenible en algunas expresiones».

El experto también recuerda que los títulos, hoy reconocidos como nacionales a aquellos que competían en la Asociación Central, deben mirarse con un prisma distinto. «No olvidemos y esto es muy importante, que los títulos del 33′ hasta el 44′, son títulos de una región metropolitana; después se llamó región, pero era una provincia. Empezaron a puro campo, a sembrar verduras, mientras Valparaíso era una urbe sudamericana, un San Francisco del cono sur, por lo tanto no me preocupa que cuando tu vistes a un pobre de etiqueta, después ter mire feo. Así nos ha pasado a nosotros los porteños, que fuimos primeros en todo, fundamos todo y luego nos devoraron las ideas, se las llevaron y ahora nos miran hacia abajo por ser de región. Este título es de región, hay que ver bien y revisar bien los títulos que se autonombraron ellos, del 33′ al 44′, campeones de Chile, habiendo jugado entre ellos y dentro de ellos, simplemente para ellos, entre cuatro paredes. No hay otra razón de explicar con un poquito de simpatía, que ellos se autodenominaron campeones de Chile, que ellos son Chile, que ellos son mejor que todos, es así. Si Wanderers hubiese nacido santiaguino, probablemente de otra manera u otra forma de ver las cosas, sería ahí en Santiago».

«Eso de región es de enfermo centralista, del compulsivo, así que a nosotros no nos preocupa, para nosotros son las estrellas de oro, son conseguidas paralelamente a la Asociación de amigos que tenían ellos. No nos preocupa la ANFP para nada, nosotros somos reconocidos por la Federación de Fútbol de Chile en partes iguales que ellos, con la diferencia que nosotros no nos denominamos campeones de Chile ni el 41′ ni el 42′ pero si lo hemos sido posteriormente, por lo tanto, la calidad de tal la tenemos, pero la ganamos en cancha con todo Chile, no entre amigos, eso que quede claro», remató Villella.

La idea de solicitar el reconocimiento ante la Federación

El historiador detalla también como se dio el encuentro y el proceso para conseguir que se les escuchara. «Nos fuimos a parar frente al Consejo con los elementos de juicio suficientes como para convencer y cambiar la idea de rechazo que tenía ese consejo. Le demostramos que nosotros éramos legítimos poseedores de dos títulos y que la historia, simplemente no se escribió con el lápiz de la capital y simplemente la ocultó como lo hizo la Revista Estadio, que a partir de septiembre del 41′, simplemente el fútbol fuera de Santiago no existió, pero si existió el fútbol de Argentina, porque ellos sí eran capaces de publicar, semana a semana, la tabla de posiciones de los argentinos pero no fueron capaces de hablar de las tablas de posiciones ni de los campeones durante los seis años que existió La Porteña y los cuatro años y medio que ellos existieron en ese ámbito. A tres horas y media de Santiago, no fueron capaces de poder convocar la información, simplemente porque la tiraron al tacho de la basura, porque aquí la Revista Estadio estuvo en la calle Edwards en Valparaíso, en la Plaza Victoria, tuvo una sucursal donde había un corresponsal llamado Eduardo Pizarro, que mandaba la información los días lunes. La revista, lo único que hizo fue intentar ocultar y desinformar a la opinión pública, especialmente a la capital, de que no existió otro profesionalismo que el propio…hubo un carácter interesado de la prensa en no publicar los resultados que se daban semana a semana».

A continuación, se remonta a un par de años atrás para consignar que «esta solicitud data del año 2020, cuando en Wanderers se presenta la carta de formalización de estos dos campeonatos, junto a mi libro como fuente de investigación. El año pasado en julio estuvieron a punto de votar en contra pero se estimó que se iba a llamar al historiador para que les contara esta historia, para que les demostrara que ellos estaban equivocados en votar no, en rechazar. Nos llamaron, a mi y al vicepresidente (Rafael González), la exposición fue contundente a tal punto que todos los presentes esperábamos sacar por lo menos la mitad más uno de votos y al final se sacaron todos, unánimemente, por el apruebo».

«Fue todo un suceso, lo que realmente se logró fue dar origen legítimo a los dos campeonatos de Wanderers, pasando por legitimar de nuevo, recordar esa legitimación que nosotros reclamamos, que es que la Liga Porteña fue hermana de la Central, donde una madre parió dos hijas, del mismo vientre, como fueron la central y La Porteña, que una duró menos es porque la historia de Caín y Abel se repitió y habría que alargar un poco más esta historia, probablemente en una segunda edición de mi libro (Las Estrellas Ocultas de Wanderers 1941-1942) voy a contar esa historia».

Wanderers, ¿El primer bicampeón de regiones?

 

Respecto de los torneos, cuenta que «el año 41′ y 42′ se jugaron 20 fechas, Apertura 10, Clausura 10, en el 41′ en que Wanderers consiguió el campeonato invicto, como Colo Colo en Santiago y 20 fechas en el 42′, en que Wanderers si perdió un partido, fue campeón igual, por lo tanto, son Apertura y Clausura y la suma de los resultados de los clubes en la tabla, resultaba campeón el que sumaba más en ambos torneos».

Enfatiza en que recuperaron algo que desde un comienzo debieron reconocerles. «Los títulos que se recuperaron del 41′ y 42′, deben tener el mismo valor para los wanderinos y para la historia que el 58′, 68′  y 2001, pero estos tienen un valor muy especial, por cuanto da origen a una recuperación de algo que te han robado, de algo que te quitaron, de algo que no te devolvieron. La sensación que tengo es de haber ido a buscar a la casa de ese que te robó, no el caso de la Federación de Fútbol de Chile, tengo mucho respeto por ellos, pero la sensación que tengo es que fui a recuperar algo que se había perdido, algo que se habían apoderado, probablemente no para su uso, si no que para ocultarte algo y ese algo eran dos estrellas maravillosas…cinco estrellas brillan en este universo verde, estamos muy felices de recibirlas».

En ese contexto, ¿Se puede hablar de Wanderers como el primer bicampeón de regiones. «Respecto a eso de que es el primer bicampeón de regiones, cuando se mira desde el prisma santiaguino, esto no tiene validez, porque el prisma santiaguino lo ve a través de lo que es la ANFP ahora, esta ANFP que el 88′ recién asume como tal, que es heredera de la Central y la Central es heredera de ninguna, porque los primeros cinco títulos que se sacaron en la era profesional, en el umbral del profesionalismo, son falsos, no tienen base legal, no fueron reconocidos como tal porque estuvieron insertos dentro de una asociación amateur, que es la Asociación Santiago. Por lo tanto, los títulos que se autodenominan ellos, campeones de Chile, permíteme poner sobre la mesa, algunos elementos que dicen exactamente lo contrario porque si hablamos de campeones de Chile, ya lo dije, jugaron entre un grupo de amigos que se autodenominaron profesionales, hasta el 38′, que aparece la Central, en ninguna parte aparece el oficio de reconocimiento pero debe estar, no me cabe ninguna duda, pero hasta el 44′ ellos tampoco pueden exhibir una personalidad jurídica para decir que desde el 38′ al 44′ tuvieron base legal para conseguir los títulos».

Con todos esos antecedentes sobre la mesa, Villella concluye con un mensaje a quienes le quitan valor, especialmente en Santiago, a las copas del decano. «Todo eso deja sobre la mesa el decir que tengan más humildad en sostener que son campeones de Chile, que tengan más humildad y más respeto hacia las dos estrellas de Santiago Wanderers porque Wanderers las ganó en cancha, están las estadísticas, los diarios, la prensa, las actas de los partidos que se jugaron, está la experiencia que se vivió en esa época en cuanto a que los clubes de Santiago, al 40′, estaban quebrados y la siembra de esta semilla acá en Valparaíso fue prominentemente beneficiosa para ellos y lograron sostener un fútbol alicaído, malo, que no entusiasmaba al público y que una vez los clubes de Valparaíso pudieron ir creciendo y formando un torneo muy interesante, ellos fueron abriéndose de apetito para poder nutrirse de los dos mejores exponentes, como lo hicieron el 44′, del fútbol porteño y llevarse a la mayor cantidad de jugadores. Hubo dos equipos acá, Fosfato Cemento Melón y Administración Puerto que prácticamente perdieron a todos sus jugadores profesionales, se los llevaron y punto, porque inventaron un artículo 13 que obligaba a los clubes de Valparaíso a jugar en Santiago, en tiempos en que solo viajar a Santiago ida y vuelta, eran siete horas en tren. Hubo una maquinación para cortarle la cabeza a La Porteña, que duró solo seis años, pero no fue mejor la Central que La Porteña», sentenció.

Fotografía Prensa Corporación Santiago Wanderers. 

LEE TAMBIÉN:

Volante caturro cumple 100 partidos con la camiseta de Santiago Wanderers

También podría interesarte: Wanderers alcanza la regularidad: «Cuando empiezan los resultados positivos mantienes una base»
Vicepresidente de la FFCH y los títulos de Wanderers: «Tres de oro, dos de cobre, póngalo así» 

 

1 comentario en “Historiador que logró el reconocimiento de los dos títulos de Wanderers: «Son de oro, así de simple»”

  1. Marcos Navarro Aceituno

    Si los campeonatos de Wanderers del 41/42 son regionales, los campeonatos de Colocolo/Morning de esos años, tampoco son nacionales porque no incluían a la asociación profesional Porteña. En consecuencia ambos campeones 41/42 tienen el mismo peso relativo uno se jugaba en Valparaíso, el otro se jugaba solo en Santiago, qué tiene de nacional eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.