Dramático desenlace en la parte baja de la tabla: Deportes Melipilla puede ser el primer descendido a Segunda División.

La fecha 32 puede entregar al primer descendido a Segunda División

Dramático está siendo el desenlace en la parte baja, específicamente, en la pelea por evitar convertirse en un descendido a Segunda División. Recordemos que este año son dos los elencos que caen a la tercera categoría de nuestro fútbol.

Deportes Melipilla está francamente complicado. Es más, se puede convertir, el próximo lunes, en el primer caído: por ahora, con el triunfo parcial de Fernández Vial sobre San Luis, lo condenan ambas tablas, aunque matemáticamente, el descenso en la próxima fecha, solo puede consumarse por la tabla de promedios.

En esa clasificación, el cuadro que dirige Eros Pérez pondera 0.90 y es último. Si no le gana a Santiago Morning y llegan a ganar Barnechea -enfrenta a Fernández Vial– y Deportes Recoleta -recibe a Deportes Iquique, se irá a la Segunda División. De paso, como último en ambas tablas complicará al penúltimo de la ponderada, porque es esa tabla la que corre para el otro descenso, en caso de coincidencia de colistas.

En estos momentos, el cuadro que está descendiendo junto a Deportes Melipilla es Deportes Recoleta. Para salir de esa situación, el «Reco» necesita que San Luis de vuelta el partido ante el «Almirante», para que los aurinegros sigan colistas el 2022 y Melipilla se mantenga en zona de descenso como el peor de la tabla de promedios.

Todo un lío, pero lo cierto es que la próxima semana puede quedar definido el primer descendido a Segunda División: dramático desenlace en la parte baja del ascenso.

Fotografía Prensa Deportes Melipilla.

LEE TAMBIÉN:

Para aplaudir eternamente: El notable gesto de la barra de Melipilla que conmovió a la hinchada de Magallanes

También podría interesarte: Figura de Melipilla en el ascenso a Primera repasó a la directiva: «Metieron a un personaje que solo arruinó al club»
La honestidad total de Eros Pérez: «Vergüenza, si el partido terminaba 10 a 0 nadie se extrañaba»