Rangers derrotó a Ñublense y se acerca a la postemporada

Por @Pablo_sepúlveda

Con la obligación de ganar, Rangers saltó al terreno de juego del Fiscal de Talca, reducto en el que recibió a Ñublense. El cuadro de Héctor Almandoz necesitaba los tres puntos con urgencia, ya que pelea palmo a palmo con Deportes Concepción, Deportes Copiapó, Puerto Montt, Iberia y Unión San Felipe, un cupo en la liguilla final del torneo.

Y sacó la tarea adelante. Con el apoyo de cerca de 5 mil hinchas, los rojinegros superaron por la cuenta mínima a un pálido Ñublense, que ratificó en tierras maulinas una temporada para el olvido. De hecho, todavía restan dos fechas para el cierre del torneo y los «Diablos Rojos» ya no tienen ninguna opción de conseguir un cupo entre los cuatro mejores de la segunda fase. El silencio de Fernando Díaz al final del compromiso, dice más que muchas frases hechas.

El duelo no fue de alto nivel, aunque el dueño de casa siempre intentó ser protagonista. Utilizando una fórmula que ya es habitual, Rangers consiguió el primer tanto del partido. En los 17′. Cristian Muñoz ejecutó un medido tiro de esquina que encontró la cabeza de Francisco Tapia. El zaguero anticipó a la retaguardia roja y con un golpe preciso le cambió el palo a Santiago Morandi abriendo la cuenta.

Tras el gol llegaron los mejores pasajes del rojinegro. En una gran maniobra, pocos minutos después, Jorquera se juntó con Orellana, quien cedió otra vez para el mediocampista de quite, la hinchada ya celebraba el segundo, pero increíblemente el volante la mandó por encima del travesaño. Le dio con su pierna menos hábil -la derecha- y eso le pasó la cuenta.

Disgustado con el juego de su escuadra, Fernando Díaz dispuso en los 44′ el ingreso de Osman Huerta por Daniel Briceño, intrascendente en medioterreno. Con esa modificación como última incidencia de la fracción se fueron a camarines.

Ya en la segunda mitad el duelo siguió transitando por un ritmo similar. Rangers manejaba la pelota y se acercaba hasta tres cuartos de cancha, donde perdía profundidad. Sin embargo, seguía siendo más que Ñublense y parecía que si afinaba en los metros finales, podía clavar una segunda estocada.

Buscando más velocidad, Héctor Almandoz dispuso los ingresos del paraguayo Javier Ferreira y de Frank Fernández por Matías Rubio y Cristian Muñoz. Las modificaciones no dieron resultados e incluso la hinchada reprobó por minutos los cambios, ya que Rangers perdió el balón y Ñublense creció en el campo.

Octavio Pozo y Osman Huerta trataban de generar peligro pero arriba estaba un Sebastián Varas, que aunque siempre peligroso, no está cien por ciento en sus condiciones físicas. Así, las cargas fueron esporádicas y con poco volumen. Ante un rival más peligroso, Almandoz pudo pagar caro los desaciertos en la lectura del partido. Cuando restan dos fechas y Rangers se juega la clasificación, la pregunta es si vale la pena probar con jugadores como Ferrerira, que ha tenido cero protagonismo durante el presente semestre.

Así llegó el pitazo final de Patricio Blanca. Rangers sacó adelante la tarea pero en relación al juego de otros duelos, tuvo un retroceso futbolístico. Eso sí a esta altura, los puntos valen oro y lo fundamental es ganar. Ñublense en tanto cerró una temporada nefasta, con muchos problemas no solo futbolísticos, si no que además dirigenciales, ya que el divorcio entre la hinchada y la directiva que comanda la SA, es evidente. Muchas cosas tendrán que cambiar en Chillán para que este equipo vuelva a levantarse y ser un candidato a cosas grandes.

Tratando de mantenerse en posiciones de postemporada, Rangers visitará ahora a Cobreloa, mientras que el conjunto del Ñuble, recibirá a Unión San Felipe, tratando de lavar sus heridas y su alicaída imagen.

Homenaje a jugadores históricos

Si alguien sabe de diferencias y distancias entre directivas e hinchadas, es precisamente Rangers. Durante los años de administración de Ricardo Pini, el club, reconocido a nivel nacional por su capacidad de movilizar hinchas, vivió momentos difíciles. El escaso respeto de la historia rojinegra y el privilegio mayoritario de criterios económicos sobre deportivos, generó un quiebre total entre forofos y el dueño del club, Ricardo Pini.

La nueva administración que encabeza Jorge Yunge debió asumir en medio de ese panorama. Reencantar al hincha no fue fácil en un principio y la mala campaña de la temporada anterior tampoco ayudó. Sin embargo, han existido avances y señales positivas. Los talquinos están volviendo al Fiscal, además Yunge y compañía ha aplicado algunas políticas que han contribuido a ello.

Destacable por ejemplo es el hecho que sean los propios jugadors los que una vez a la semana participan en la venta de entradas, cuando Rangers las oficia de local. Además en la jornada dominical, históricos integrantes del recordado plantel de 1983, ese que fue capaz de movilizar a cerca de 23 mil rojinegros para un choque con Colo Colo y golear a los albos por 5 a 2 fueron homenajeados durante el entretiempo.

Quien se robó toda la atención fue el ex delantero Rubens Nicola. Invitado especialmente por la directiva, el brasileño se sintió como en casa y gozó con el cariño de los talquinos. «¿Usted alguna vez fue a un cumpleaños con 5 mil personas?» Fue así que me sentí, después de 32 años sin venir a Talca y me invitaron para una fiesta con cinco mil personas. Fue muy emocionante, tengo la mejor impresión de Talca. Despues del terremoto la ciudad está cambiada» señaló.

Me voy muy grato con esta ciudad, espero que no demoren 32 años para que me inviten, comer un curanto, unas sopaipillas. Vamos a intentar que Rangers suba a primera. La directiva tienen que esuchar un poquito a la hinchada», agregó.

Saldo absolutamente positivo para los rojinegros. Ganaron, se metieron en posiciones de postemporada, celebraron juntos a sus grandes jugadores y poco a poco el hincha comienza a sentir que Rangers nuevamente, es patrimonio de todos los talquinos.

Estadística