Joaquín Montecinos y su grave lesión: «Fue como si rompieran una tabla en la mitad»

Por @Pablo_sepúlveda

Fractura de tibia y peroné. Ese fue el saldo que dejó para Joaquín Montecinos, el partido entre Deportes La Serena y Unión San Felipe.

Corría el minuto 90′, cuando el joven mediocampista de Deportes La Serena peleó un balón con Francisco Ayala, jugada que terminó con el granate siendo retirado en ambulancia del estadio La Portada. Ayer fue operado durante aproximadamente una hora. Ya más repuesto, accedió a conversar gentilmente con www.futbolprimerabchile.cl.

¿Qué te dijeron los médicos, cuál fue el diagnósito, fractura expuesta de tibia y peroné?

«Dentro de lo malo fue una buena fractura. Fue como si rompieran una tabla en la mitad, fue súper recta, quebró la tibia y el peroné casi a la misma altura, por lo menos fue así, sin mayores complicaciones, no fue expuesta».

¿Cómo recuerdas la jugada, el momento de la lesión?

«Iba con la pelota, encarando por el costado. Lamentablemente se me fue un poco larga cuando eludo a uno de los jugadores, ahí es cuando intento pincharla. Ayala fue con todo, fui un poco débil, se produjo esta palanca y me fracturé»

¿Ya más en frío, como te has sentido?

«Estoy súper tranquilo ahora, motivado. Quiero salir de esto luego y hacer la mejor recuperación posible, intentando que los tiempos se acorten para estar luego en la cancha».

¿El dolor en el momento fue mucho o el shock que produce una situación así no te deja reaccionar?

«Duele mucho, uno siente que se desplazó el hueso. Mi primera impresión cuando caí al piso fue pensar ojalá no tenga nada. Me di vuelta y ya no sentía la parte inferior del tobillo, la intenté mantener un poco y se me cayó hacia el lado. Se te viene el mundo encima, se te cae todo, te pones a pensar en los meses que vas a estar parado, en el esfuerzo que has hecho para estar. Ese momento es el más complicado».

Cuándo te pasa esto, cuando no sientes el tobillo, ¿Qué pensaste, tuviste miedo de no jugar más?

«Jamás se me pasó por la cabeza no jugar más. En ese momento uno llora de frustración, de tristeza, de miedo, pero en el momento en que sentí que era tibia y peroné, porque uno sabe, ha visto lesiones anteriores, es la misma del «Chucky» (Giovanny Campusano), en ningún momento dije que nunca más iba a jugar fútbol, jamás dije eso. Piensas en el tiempo que vas a perder y el que podrías ganar jugando estos dos meses que son claves. La carrera es larga y hay que seguir metiéndole para estar de nuevo en las canchas».

¿Crees que hubo mala intención en la jugada o fue netamente un roce de fútbol?

«Cero mala intención, son jugadas de fútbol, uno a veces va con todo, no se mide. Creo que fue de fútbol y justo ese rocío hizo que Ayala fuera mucho más fuerte y como quise pinchar la pelota no fui tan fuerte como debería. No me cubrí lo correspondiente y obviamente se produjo esta palanca y me fracturé inmediatamente».

¿Te llamó Francisco Ayala?

«Hablé con él, me pidió las disculpas y obviamente se las acepté, son cosas del fútbol y queda hasta ahí».

¿Qué te ha dicho tu papá desde su experiencia como futbolista?

«Al principio estaba muy intranquilo, muy impaciente, con ganas de estar al lado mío, pero con los días, está pensando en la mejor recuperación, que esté tranquilo, que esté fuerte de cabeza porque es crucial para mejorar rápido. Está buscando los mejores lugares para recuperarme, estamos viendo la opción de ir a la clínica Meds y tratarme con los especialistas en este tipo de lesiones».

¿El también piensa que fue una jugada de fútbol?

«De todas maneras, fue una jugada de fútbol que yo podría haber evitado saltando antes y no teniendo tantas ganas de hacer lo mejor y que la jugada terminara en una ocasión de gol. Quizás debí pensar un poco más y protegerme.

¿Has hablado con Giovanny Campusano, quien se está recuperando de una lesión muy similar?

«Me vino a ver, conversamos mucho rato de lo que significa esta lesión. Obviamente me deja mucho más tranquilo porque el ya está en su segundo mes de recuperación, está casi caminando, vamos a intentar hacer todo lo posible para recuperarme en el menor tiempo posible».

¿Luis Musrri también te fue a ver?

Sí, conversamos lo que fue el partido, todos me dan la fuerza para salir adelante».

¿Cuáles son los plazos que se manejan para tu recuperación y las etapas de la misma?

«Lo primero es intentar mover la parte del tobillo y la rodilla y ahí empezar a poner un poco de presión, empezar a caminar, a fortalecer de a poco los músculos que se debilitan. Después comenzar a trotar y hacer un poco de acondicionamiento físico. Son dos meses lentos y ya el tercer o cuarto voy a poder quizás, estar jugando».

¿Cómo crees que le afecta, a un plantel joven como el de Deportes La Serena, ver a dos compañeros fracturados en el mismo campeonato?

«Es un momento complicado porque ya es la segunda fractura y esto no se ve mucho en el fútbol, estas situaciones son contadas con los dedos, entonces es difícil, baja la sensibilidad pero el grupo tiene que ser fuerte, por lo mismo trato de mostrarme fuerte hacia todos ellos para que puedan salir adelante porque necesitamos sí o sí, ganar puntos porque no estamos llegando a la liguilla como pensábamos».

Hiciste un golazo en la final pasada frente a Everton, desafortunadamente para ustedes no les alcanzó, pero estuviste a un paso de la gloria. Ahora estás viviendo esta situación. ¿Qué lección te deja este contraste entre estar muy cerca de conseguir algo importante y ahora tener que pensar en una larga recuperación?

«Si uno lo piensa, suena terrible pero el fútbol tiene esto, cosas que te fortalecen al final. Pasas de una alegría muy grande a tener una tristeza como esta. Hay que estar muy fuerte de mente, apoyarse en la familia, la gente que te quiere ver bien. Son momentos difíciles pero no imposibles de superar. Estoy con la mente muy fuerte para salir adelante».

Desde tu experiencia ¿Crees que los árbitros son muy permisivos en la categoría?

«Nos ha pasado que nos pegan mucho y a veces uno pega una y y te amonestan. No soy árbitro para decir esto está bien o está mal, tendrán que hacer su autocrítica. Me da lata por ejemplo, que en el partido con Everton, el árbitro tuvo que esperar ver la fractura del «Chucky» para expulsar. Esperan ese tipo de situaciones, ahí deben ser más rápidos para decidir».

¿Miedo para el futuro o seguirás jugando de la misma forma?

«Uno empieza a medirse un poco más. No sé que sentiré el día que vuelva a pisar una cancha, debe ser una alegría inmensa, una emoción. Lo único que quiero es volver y ahí pensaré. Tengo un fierro que me protege el triple de lo normal».

Fotografía Club de Deportes La Serena Oficial.